VEINTE  PELÍCULAS DE AMOR Y UNA CANCIÓN DE JOHN LENNON

 

DE REPENTE, EL ÚLTIMO VERANO

De pronto, una mañana de junio, un rayo de sol se cuela
hasta la cocina, trae consigo esas naranjas cuyo zumo es del
color de las fresas.

Es un anticipo amable y burlón del verano, juega al despiste
de lo que se nos viene encima en esta ciudad donde la luz
galvaniza, donde, ya sin remedio, iremos a tientas bajo el
sol.

 

CASABLANCA

Mientras el mundo,
otra vez,
es acosado
por negros uniformes negros,
tú, vestida
de azul Ilse,
te enamoras para liberar París.
Pero el desamor…
Como el que fue al desierto
a tomar las aguas.

 

EL CLUB DE LOS POETAS MUERTOS

Al fin y al cabo no somos más que vivos incompletos,
muertos in pectore.
Así las Antologías, lugares de tránsito.

Fax: info@raspabook.com